Critica la Arquidiócesis de Xalapa al gobierno del estado por no establecer protocolos de seguridad para evitar actos vandálicos

el

Condena también este tipo de expresiones violentas que solo generan descomposición social.

Irineo Pérez Melo/ Foto ver

Foto: Miguel Ángel Carmona 

Xalapa, Veracruz; 12 de junio de 2020.- La Arquidiócesis de Xalapa criticó la postura asumida por el gobierno del estado por “no establecer protocolos de seguridad preventiva para evitar los actos vandálicos que se suscitaron en el centro de la capital por anarquistas” el pasado lunes y que se haya expuesto a las personas que laboraba en los negocios afectados o caminaban en las calles en esos momentos.

En un comunicado dirigido al gobernador Cuitláhuac García Jiménez y al alcalde Pedro Hipólito Rodríguez Herrero, así como a la ciudadanía del estado de Veracruz, lamentó el proceder de las autoridades de salvaguardar el orden y la paz social con esta inacción y falsa tolerancia se está poniendo en riesgo la integridad de las personas y la sana convivencia entre ellas.

En el documento, signado por el licenciado Juan Alfonso Montenegro, presidente de la comisión diocesana de los laico, así como de los representantes de los decanato que integran la Arquidiócesis de Xalapa, condenaron enérgicamente este tipo de expresiones violentas que solo abonan a la descomposición social.

“Exigimos que se respete el estado de derecho para poder convivir pacíficamente en esta sociedad democrática. La Arquidiócesis de Xalapa comparte el malestar, la impotencia y reclamo que distintos sectores de la sociedad  también han manifestado con este tipo de comportamientos anárquico que atentan contra el Estado de Derecho y la paz social.

“Lamentamos profundamente que se esté haciendo costumbre la agresión a nuestros espacios sagrados y otros espacios públicos; exigimos que se aplique la ley y se llame a cuentas a los responsables para pagar sus culpas y resarcir los daños causados”, se indicó.

Como se informó en su oportunidad un pequeño grupo de manifestantes, secuestró el centro de la ciudad, rompiendo vidrios, dañando negocios y agrediendo iglesias; dañaron la puerta del templo expiatorio, el Beaterio, e ingresaron al interior y dañaron una imagen religiosa. En la plaza y Catedral hubo destrozos y agresiones.

Y lo contradictorio es que la turba haya sido resguardada por patrullas de Tránsito, mientras que nadie de las fuerzas del orden  se hizo presente mientras delinquían. Esta es una una expresión de grave impunidad que no se puede solapar, concluye el documento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s